Hoy estoy haciendo equipo con la encantadora Kathryn para compartir una forma de practicar el amor propio a través de una secuencia de yoga de su libro «Apuntar verdadero». He compartido mis consejos para el amor propio aquí y mis 10 mejores formas de practicarlo a través de la meditación, la diversión, rodearse de tu equipo, etc. Hacer ejercicio y mover tu cuerpo conscientemente es otra excelente manera de practicar el amor propio, especialmente a uno mismo. -amor dirigido hacia tu cuerpo. ¡Dejaré que Kathryn se lo quite de aquí con sus doce poses para cuidar de ti y de tu cuerpo!

Esta secuencia está diseñada para abrir su perspectiva sobre cómo se desempeña su hijo en el tapete recordándole lo perfecto y fuerte que es en cada pose. Te animo a que practiques esta rutina en solitario en tu espacio sagrado. Sea completamente honesto consigo mismo.

1. Postura de ángulo encuadernado reclinado

Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y las plantas de los pies juntas. Coloque su mano sobre una parte de su cuerpo que le frustra y que no le agrada. Esto puede ser un rasgo físico («muslos grandes», «bracitos») o algo que simboliza un rasgo de carácter (incapaz de hablar, miope). Sostén esta parte de tu cuerpo y dile que vas a estar en el mismo equipo. Comprométete a amar esta parte de tu cuerpo y tu cuerpo como un todo.

2. Postura gato-vaca – 5 rondas

Ponte a cuatro patas. Apila los hombros sobre las muñecas y las caderas sobre las rodillas. Inhale mientras deja caer el ombligo, levante la mirada y ruede los hombros hacia atrás. Exhala mientras redondeas la parte superior de la espalda, apartas el suelo y sueltas el coxis.

3. Perro boca abajo: 8 respiraciones

Doble los dedos de los pies hacia abajo, levante las caderas hacia arriba y hacia atrás y estire las piernas mientras presiona firmemente en sus manos. Separe los dedos de manera uniforme y agite bien la cabeza. Imagina pensamientos no deseados o hábitos negativos saliendo de tu mente y salpicando las paredes. Respire y luego camine con las manos hacia atrás para encontrarse con los pies y pararse.

4. Inclinación hacia adelante de pie – 8 respiraciones

Mantenga los pies separados a la altura de las caderas y agarre sus antebrazos mientras cuelga sobre sus piernas. Relaje la cabeza por completo, pero mantenga el corazón extendido hacia el suelo para evitar que la columna se doble. Respire profundamente algunas veces aquí, expulsando la ira o la confusión con sus exhalaciones. Doble ligeramente ambas rodillas y deje caer los brazos al suelo. Lentamente apile su columna vertebral, una vértebra a la vez, para pararse, dejando que su cabeza y mentón sean los últimos en enrollar.

5. Postura de la montaña

Párese erguido al frente de su tapete con los pies juntos. Coloque ambas palmas sobre su corazón e incline la mirada hacia abajo. Establezca su intención de apuntar verdadero en su cuerpo y la forma en que lo ve. Elige amarlo. Deja ir la batalla constante y firma el tratado para estar del mismo lado. Eres fuerte y vibrante.

6. Guerrero II: 8 respiraciones por lado

Da un paso hacia adelante con el pie derecho entre tus manos. Gire el talón trasero plano de manera que el talón del pie delantero y el arco del pie trasero estén alineados. Moldea tus brazos y torso hacia arriba y ábrelos. Mantenga su rodilla delantera sobre su talón. Las costillas delanteras permanecen hacia adentro mientras la parte inferior del abdomen se eleva. Los brazos se expanden activamente mientras la base del cuello se relaja. Mire hacia adelante por encima de las yemas de sus dedos. Respirar. Concéntrese en el increíble poder y fuerza de sus muslos. Gracias, piernas. Estire la pierna delantera, coloque los pies en paralelo, cambie de lado y repita.

7. Caballo humilde – 8 respiraciones

Mantenga los pies separados a una pierna y gire los talones y los dedos de los pies hacia afuera. Realice algunas flexiones de prueba para asegurarse de que las rodillas apunten en la misma dirección que los dedos de los pies. Mantenga la pelvis neutral y doble las rodillas, dejando caer las caderas no más abajo que las rodillas. Entrelaza los dedos detrás de la espalda y aprieta los brazos hacia los rectos. Mantenga las rodillas dobladas mientras gira desde las caderas y dobla el torso hacia adelante. Lleva los brazos hacia arriba y hacia el suelo. Quédate aquí. No será fácil, pero tus caderas y bollos son muy poderosos y te están apoyando incluso cuando no los apoyas con tus pensamientos. ¡Trabaja esa fuerza!

8. Plancha Twister

Comience en la postura de tabla con los brazos rectos, los hombros sobre los talones de las manos y los pies separados al ancho de las caderas. Dibuja las costillas delanteras para involucrar tu núcleo y proteger tu espalda baja. Inhala y coloca tu codo derecho donde está tu mano derecha. Siga su ejemplo colocando su codo izquierdo donde está su mano izquierda, por lo que ahora está en la tabla del antebrazo (hombros directamente sobre los codos). Invierta esto para volver a subir: palma derecha donde está su codo derecho, palma izquierda donde está su codo izquierdo. Continúe este baile de torbellino desde la plancha hasta la plancha del antebrazo y viceversa, manteniendo su centro comprometido y su mirada hacia adelante durante entre 20 segundos y un minuto. Este es un baile de amor para tu barriga. El núcleo es el hogar de la experiencia y el amor. Es la alarma de la verdad y la honestidad y el portal para liberar inseguridades (piense en mariposas en su estómago). No necesita verse de cierta manera; solo necesita apoyarte y sostenerte. Mueve ese vientre.

9. Postura del delfín: 3 rondas de 8 respiraciones cada una

Ponte a cuatro patas y coloca los antebrazos en el suelo paralelos entre sí y separados al ancho de los hombros. Doble los dedos de los pies hacia abajo y levante las rodillas del suelo para estirar las piernas. Levante las caderas y camine con los pies lo más lejos que puedan cómodamente sin mover los hombros más allá de los codos. Respirar.

10. Postura del camello: 3 rondas de 8 respiraciones cada una

Póngase de rodillas con los pies y las rodillas separados a la altura de las caderas. Párese de rodillas con un peso uniforme en todas las espinillas, manteniéndolas separadas a la altura de las caderas y las caderas sobre las rodillas. Deje caer el coxis, levante la parte inferior del abdomen y abra el pecho. Gire los hombros hacia atrás y suelte la cabeza hacia atrás mientras presiona su corazón hacia el cielo. Extiende tus manos hacia atrás para agarrar tus talones (o mantenlos en tus caderas).

11. Pliega hacia adelante sentado – 8 respiraciones

Siéntese y extienda las piernas frente a usted. Flexione los pies y mantenga las piernas juntas. Inhale mientras alarga el pecho y exhale mientras se extiende hacia adelante, alcanzando los bordes exteriores de los pies. Evite cualquier redondeo de la parte superior de la espalda y derrita la base de su cuello. Respirar.

12. Enhebre la aguja – 1 a 2 minutos por lado

Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas. Cruza el tobillo derecho directamente por encima de la rodilla izquierda y colócalo sobre el muslo con el pie flexionado. Extiende tu brazo derecho entre tus piernas y entrelaza tus dedos detrás de tu tendón de la corva. Tire suavemente de las piernas para estimular el abridor de cadera. Relaje la cabeza en el suelo y suavice los hombros. Respire, cambie de lado y repita.

Siéntese en un asiento cómodo y regrese sus manos a la parte del cuerpo que eligió al principio. Dale un apretón de apoyo y el compromiso de seguir cultivando la mejor relación posible con él. Siéntese aquí en agradecimiento durante 1 o 2 minutos. Termina la secuencia con meditación sentada y Savasana (postura del cadáver).

Espero que prueben esto y que encuentren algo de amor por ustedes mismos y sus increíbles cuerpos después de esta secuencia de amor propio. Si está buscando más formas de practicar el amor propio, lea mis publicaciones El amor propio no es egoísta y el cuidado personal y por qué debería hacerlo. ¡Y no olvides hidratar y nutrir tu cuerpo después de hacer ejercicio! Lea mi publicación sobre cómo alimentar su estado físico para saber qué comer antes y después de un entrenamiento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario