¿Qué es G-Flux?

Es una ley básica del universo: la energía no se crea ni se destruye, solo se convierte. Como sistemas fisiológicos, siempre estamos equilibrando la energía.

Aportamos energía a través de las calorías de lo que comemos. Gastamos energía para mantener las funciones metabólicas y nuestra actividad. Por tanto, energía en = comida; salida de energía = vida y movimiento.

G-Flux, también conocido como flujo de energía, es la relación compleja e interdependiente entre la energía que entra y sale de un sistema fisiológico. Es el equilibrio entre los dos. También puede pensar en ello como la cantidad de calorías que “entrega”.

¿Por qué es tan importante G-Flux?

Para lograr una composición corporal y una salud óptimas, es fundamental encontrar el equilibrio adecuado entre la ingesta y el gasto energético. Mantener G-flux alto es vital para mantener un cuerpo delgado y mantenerse fuerte, funcional y saludable.

Aumento de G-Flux

Si aumenta G-Flux a través del ejercicio, la nutrición y la suplementación, obtendrás los siguientes beneficios:

  • Aumentos simultáneos de masa magra y pérdidas de masa grasa.
  • Aumento del metabolismo.
  • Adaptaciones más rápidas al estrés que producen los entrenamientos, principalmente al de alta intensidad.
  • Mejor recuperación.
  • Mejora general de la salud.
  • Aumento de la actividad del sistema nervioso simpático (SNS)
  • Mejor distribución de los nutrientes. (Lo que tu cuerpo hace con todo aquello que ingieres).
  • Mejor suministro de micronutrientes.
  • Aumento de la remodelación y el regeneración de tejidos

Disminución del G-Flux

Sin embargo, también podemos sufrir una disminución del G-Flux a través de la inactividad, la mala nutrición y la atrofia muscular relacionada con la edad (es decir, sarcopenia).

A partir de los 25 y los 30 años, la mayoría de las personas pierden aproximadamente de 2 a 6 kg de músculo cada década de vida. El músculo es metabólicamente activo, lo que significa que necesita muchas calorías solo para mantenerse.

Por lo tanto, a medida que perdemos músculo, nuestra tasa metabólica también puede disminuir y por supuesto no es una gran noticia.

La persona promedio que se vuelve menos activa y pierde músculo a medida que envejece puede experimentar una reducción del 20 al 25 por ciento en el metabolismo de 24 horas cuando cumple 65 años. Esto puede resultar en una caída metabólica de alrededor de 500 calorías.

En esencia, cuando G-Flux baja, también lo hace nuestra capacidad para utilizar los nutrientes de manera eficaz y beneficiosa.

Qué debes  saber sobre G-Flux

A menudo, cuando alguien piensa en el equilibrio energético, visualiza un solo punto que no cambia. Lo fascinante es que el balance energético está siempre en constante cambio. Encontrar el mejor punto de equilibrio energético conduce a una tasa metabólica más alta y a un cuerpo delgado y saludable.

Con G-Flux, la fisiología se puede cambiar profundamente, independientemente del estado de balance de energía o ese número de entrada-salida.

Pongamos por ejemplo a una persona que come 2500 calorías al día y quema 2500 calorías al día. Esa persona probablemente no bajaría ni aumentaría de peso. Está en equilibrio energético y eso significa que su peso será estable.

Si usamos los principios de G-Flux para aumentar la ingesta de alimentos de esta persona a 3000 calorías al día y aumentar su quema de calorías a 3000 calorías al día, la mayoría asumiría que la persona no cambiaría. Asumirían que el aumento de la ingesta y el gasto se cancelarían entre sí, ¿verdad?

Pero los investigadores han demostrado que en tal situación hay aumentos en la tasa metabólica, pérdidas de grasa y aumentos en la masa magra.

Es posible que el peso no siempre cambie, pero la composición corporal sí lo hace.

Come más, haz más ejercicio y desarrolla un mejor cuerpo.

Por el contrario, digamos que esta persona está inactiva, quemando solo 2000 calorías al día. Para compensar, redujeron sus calorías a 2000. Una vez más, podríamos pensar que es lo mismo pero, no lo es!

La actividad reducida combinada con menos calorías significa una disminución en la tasa metabólica, disminución de la salud y pérdida de valiosa masa muscular magra.

Ingesta (calorías) 2000 2500 3000
Salida
(metabolismo basal + actividad)
Inactivo Moderadamente activa Altamente activo
Diferencia
(entrada – salida)
0 0 0
Efectos * Pérdida de masa muscular
* Aumento de grasa
* Recuperación más lenta
* Mala condición física
* Mala salud
* Mantenimiento
* Sin ganancia ni pérdida
* Desempeño adecuado
* Salud adecuada
* Aptitud adecuada
* Ganancia muscular
* Pérdida de grasa
* Recuperación mejorada
* Mejor rendimiento atlético
* Mejora de salud

 

En otras palabras, para adelgazar y mantenerse [email protected] lo mejor es hacer tanto ejercicio como puedas  y aunque comas mucha cantidad de comida, que sea lo más saludable posible (siempre que ganes músculo y pierdas grasa).

Más ejercicio significa una mejor distribución de nutrientes, sensibilidad a la insulina, renovación de proteínas y remodelación de tejidos. Un consumo de alimentos más nutritivo significa una actividad sostenida del sistema nervioso simpático, un metabolismo elevado y un mejor estado general de nutrientes.

¿Cómo aumentar el G-Flux?

El logro de un mayor gasto energético se puede realizar de diferentes formas.

  1. Aumenta paulatinamente la ingesta de nutrientes.
  2. Aumenta la frecuencia de actividad física semanal.

Cómo aumentar la actividad

Cuando hablamos del concepto G-Flux, lo que más se pregunta la gente es, ¿de verdad puedo comer más?, ¿cómo se supone que voy a aumentar mi dedicación a la practica deportiva?

Primero has de comprender que estamos hablando de un aumento de la actividad por semana (no vayas como pollo sin cabeza y hagas 8h de entrenamiento en un solo día).

Por otro lado, es interesante valorar diferentes actividades físicas y por supuesto tener muy en cuenta el descanso y respetarlo.

Ejemplo de semana de ejercicio G-flux

Día Rutina de ejercicio Ejemplo Hora
Día 1 Calentamiento dinámico Entrenamiento de acondicionamiento de circuito de cuerpo completo Circuitos de intervalos con ejercicios de peso corporal, ejercicios con pesas rusas, ejercicios con balón médico, volteo de neumáticos, arrastre de trineos, etc. 1 hora
Dia 2 Calentamiento dinámico Entrenamiento con pesas para la parte inferior del cuerpo 1 hora
Día 3 Entrenamiento de recuperación de baja intensidad Yoga, Pilates, senderismo, caminatas, andar en bicicleta, etc. 1 hora
Día 4 Calentamiento dinámico Entrenamiento de acondicionamiento de circuito de cuerpo completo Circuitos de intervalos con ejercicios de peso corporal, ejercicios con pesas rusas, ejercicios con balón médico, volteo de llantas, arrastre de trineos, etc. 1 hora
Dia 5 Calentamiento dinámico Entrenamiento con pesas para la parte superior del cuerpo 1 hora
Día 6 Calentamiento dinámico Sprints / intervalos Repeticiones de 100 metros, repeticiones de 200 metros, etc. 1 hora
Día 7 Entrenamiento de recuperación de baja intensidad Yoga, Pilates, senderismo, caminatas, andar en bicicleta, etc. 1 hora
Total 7 horas

Resumen y recomendaciones

G-Flux implica entrenar más y comer más siempre y cuando su plan de entrenamiento y nutrición esté bien diseñado.

Lo que G-Flux NO es:

  • Una excusa para sobreentrenar y excederse levantando pesos sin una evolución lógica y progresiva.
  • Una excusa para comer alimentos de mala calidad y en exceso

¿Cómo comenzar con G-Flux?

  1. Si aún no haces ejercicio 5 horas a la semana, comienza por hacerlo. Concéntrate y asegúrese de que tu programa incluya una combinación de actividades de alta intensidad y de recuperación.
  2. Implementar una alimentación saludable.
  3. Apunta cada semana cómo te sientes y tus sensaciones. ¿Observas un cambio en tu cuerpo, tu ánimo y forma de recuperarte ante el esfuerzo?.
  4. Una vez que hayas conseguido adaptarte a las 5 horas de entrenamiento semanal:
    • Maximiza la pérdida de grasa aumentando el ejercicio (con calma) Aproximadamente 8 horas a la semana, sin aumentar la ingesta de alimentos.
    • Maximiza la ganancia de músculo manteniendo el mismo ejercicio y aumentando la ingesta de alimentos (pausadamente) en aproximadamente un 10%.
  5. Sige ‘observando’ los cambios en tu cuerpo

Algunas claves para mejorar el G-Flux

  • Compatibiliza ejercicios para desarrollar músculo y realizar ejercicios aeróbicos.
  • Maximiza el gasto energético posterior al entrenamiento mediante el ejercicio de alta intensidad.
  • Realiza diferentes tipos de entrenamiento para forzar nuevos estímulos y adaptaciones.
  • Come a intervalos regulares
  • Consume proteínas magras en cada comida.
  • Come verduras y / o frutas en cada comida.
  • Incorpora grasas omega-3
  • Incorpora múltiples modos de ejercicio y diferentes actividades.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 40 Promedio: 4.5)

Deja un comentario